Una vez una señora nos hizo una consulta en la que nos exponía lo siguiente: “he comprado un piso a una promotora inmobiliaria, y resulta que de los 20 pisos del edificio, solo somos 5 propietarios y la promotora en cuestión, al no vender el resto, es la dueña de los otros 15 pisos. Claro, a la hora de votar ella vota con 15 votos y nosotros solo con 5 votos, por lo que prácticamente se hace lo que ella decida, de hecho no tenemos ascensor porque la promotora se niega a contratar una empresa de mantenimiento,  alegando que somos pocos ocupantes y que es un gasto alto, entre otras cosas… Que podemos hacer porque es que no avanzamos nada y nos hemos gastado mucho dinero en un piso nuevo y es que no hay derecho a que dicha promotora prácticamente tenga el monopolio de las decisiones en la Comunidad”.

Este es un claro ejemplo de lo que algunas promotoras, durante la crisis, en la que se quedaban con la mayoría de los pisos, no querían hacer frente a los pagos de Comunidad, o simplemente ejercía un abuso de derecho al creerse con la mayoría de los votos y poder decidir como le viniese en gana,…

El artículo 17 de la ley de la propiedad horizontal es el que explica las diferentes mayorías para los diferentes acuerdos que pueden adoptarse en la comunidad, y habla de propietarios y coeficientes, no de propiedades…. La distinción es clara,… en una comunidad en la que la promotora tiene 15 pisos y hay otros 5 pisos vendidos a diferentes personas diremos que existen 6 propietarios. 

Cuestión diferente es que la promotora tenga más coeficiente que el resto de propietarios, y como para cualquier acuerdo ha de contarse tanto los votos como el coeficiente, resulta que debe haber una doble mayoría para alcanzarse el acuerdo de que se trate en cada caso.

Recordemos: 1 propietario = 1 voto

adopción de acuerdos: doble mayoría de votos y coeficientes

Pero la cuestión no queda ahí zanjada, recordemos que la señora junto con sus otros vecinos cuentan con 5 votos y la promotora con 1, pero nos encontramos con el problema de los coeficientes: la promotora tiene muchísimo más que el resto de propietarios juntos, por lo que cualquier acuerdo no favorable a la misma, podría quedar paralizado, ya que no se conseguiría la doble mayoría requerida.

Que podemos hacer entonces, pues cualquier intento de acuerdo se va a quedar a la voluntad de la promotora. La cuestión es que solo se va a poder aprobar un acuerdo si la misma está conforme, y en caso contrario no se podrá.

Para ello la Ley de propiedad horizontal, en su art 17.7 prevé un procedimiento para cuando no sea posible lograrse una mayoría:

art 17.7 in fine “Cuando la mayoría no se pudiere lograr por los procedimientos establecidos en los apartados anteriores, el Juez, a instancia de parte deducida en el mes siguiente a la fecha de la segunda Junta, y oyendo en comparecencia los contradictores previamente citados, resolverá en equidad lo que proceda dentro de veinte días, contados desde la petición, haciendo pronunciamiento sobre el pago de costas.”

De esta manera, en un juicio de equidad el juez resolverá lo más conveniente para la Comunidad, desbloqueando la situación en la misma, y decidiendo quien paga las costas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies